1. Las vigilias en La Biblia. ¿Por qué velar?, en el Antiguo Testamento, existen varios aspectos, vigilias de los hombres que son absorbidos por las preocupaciones y trabajos que en el mundo produce el estar pegados a negocios, riquezas, familias, deberes, etc. Los cuáles son vistos peyorativamente y también aquellas otras vigilias que nos deberían ser ejemplares, de aquellos que lo hacen buscando la sabiduría, o por penitencia, pero recuerda que la vigilia es inútil si Dios no interviene: “Si el Señor no guarda la ciudad, en van vigilan los centinelas”, “Es inútil que madruguéis, que veléis hasta muy tarde, Dios da la comida y la bebida a los suyos mientras duermen”.

Dentro del Nuevo Testamento, Jesús exhorta a sus discípulos: “Velad y orad para no entrar en la tentación, el espíritu es decidido pero la carne es débil (Mc 14,38 Mt 26,41). Del mismo modo San Pablo lo hace en numerosas ocasiones dando el sentido de: aprovechar el tiempo, no os durmáis ni os relajéis, sed conscientes. La vigilia como un estado de consciencia cristiano en el despertar espiritual.

2. La oración nocturna, en El Antiguo Testamento, Dios se revela durante la noche, sea mediante sueños, sea durante la vigilia en la oración. Es interesante subrayar esta coincidencia de una relación privilegiada con Dios en la noche: Esté el hombre dormido o despierto, es Dios quién tiene siempre la iniciativa del encuentro.

3. Vigilancia. Los Padres del desierto oraban con predilección durante la noche. La oscuridad y el silencio favorecen el recogimiento del solitario.

4. Somnolencia. Los Padres del desierto se manifestaron condescendientes y misericordiosos con los que la padecían, sin darle mayor importancia.

5. La confianza. Pero Dios alaba también al hombre que sabe dormir como acto de confianza en El, abandonándose en los brazos de Su Divina Providencia. Dice Gallimard en su libro “Los santos inocentes” que el que tiene corazón puro, cuando duerme experimenta a Dios.

6. La caridad. Velar no es más que un medio para dominar las necesidades del cuerpo, pero siempre permanece el primado de la caridad. El Amor por encima de todo. “Que nadie vaya a imaginarse que practicando el ayuno y la vigilia, sufriendo hambre y sed, acostándose en tierra, rinde homenaje a Dios o que por tales actos aporta algo a alguien. Es únicamente a él mismo a quien aprovecha”. Todas las obras (en cuya primera fila figuran el ayuno y la vigilia) no son más que huesos áridos, sino no están animadas por El Espíritu Santo como en la visión de Ezequiel (37,6-8). “El ayuno y las vigilias, el dormir sobre el duro suelo, la pobreza y la privación de los baños, ¿de qué sirve todo eso, esa osamenta de obras, si ese cuerpo yace sin Alma y sin aliento por la falta del Espíritu Santo?” (cf. Ez 37,1-8). Es preferible dormir que maldecir, repetían los maestros del desierto. Macario de Egipto se encontró con el Diablo y éste le dijo: “Todo eso que tú haces yo también puedo hacerlo, ayunas, yo también, velas, yo no duermo absolutamente nada, solo me superas en un punto”. Macario le pregunta que cuál. Dice: “Por tu humildad, por su causa nada puede contra mi”.

7. La mística de la noche. En la antigüedad pagana, la Noche ha sido venerada como una divinidad ligada al Amor y a la Muerte. La noche es la fuente del universo y se la llama también Cypris = Amor. La noche nos regala los mejores momentos de la jornada: La paz, el silencio y la oscuridad que recogen al alma en una profunda interiorización, en dónde los estímulos del ajetreo diario se terminan. Estos son algunos de los condicionantes más importantes para entablar comunicación con Dios.La noche es para El Amor y para los enamorados.

– CAPITULO CUARTO: El Ayuno

1. El Ayuno en La Biblia. En el Antiguo Testamento el ayuno tiene como finalidad aplacar la ira de Dios, alejar una desgracia y conseguir el perdón. Prepararse al encuentro con Dios, a ejemplo de Moisés y Elías. En cualquier caso va acompañada casi siempre con la oración.

2. Las motivaciones del ayuno. El cristiano ayuna para expiar su pecado, volviéndose más receptivo la vida divina al disminuir su actividad biológica. En una palabra, el ayuno tiene como finalidad agudizar el hambre sobrenatural, el deseo de Dios. En la tradición cristiana va casi siempre acompañado de la limosna. El ayuno sin limosna crucifica la carne, es verdad, pero no ilumina el alma con la luz del Amor.

3. Los efectos del ayuno.Según los psicólogos, el ayuno limpia los órganos y transforma los tejidos. Los comienzos del ayuno son deprimentes: uno se siente aplanado, sin fuerzas. Si el ayuno es impuesto, uno busca sustraerse a el mediante el robo o la mentira. Si el ayuno es voluntario, uno se siente tentado a suprimirlo. Sin embargo una vez franqueado este periodo penoso, el que ayuna puede entrar en un cierto periodo eufórico.

4. Los limites del ayuno. Hay quien tiene mucho apetito y hay quién tiene menos, es necesario adaptar el ayuno al temperamento del que ayuna. San Marciano decía que el verdadero ayuno es tener siempre hambre. Evagrio decía que “El nazireato consistía en no saciarse de pan, agua o sueño. Casiano aconseja que se le de al cuerpo aquello que necesita y no lo que desea, sin ir a los extremos. La mayoría de los Padres del desierto están de acuerdo en decir que es mejor la moderación y el equilibrio en todo, no ya solo en el ayuno, sino también en las otras cosas que conciernen a la vida del monje.

5. El primado del Amor al prójimo. La oración simple y de corazón es cien veces más recomendada que el ayuno.

 

6 septiembre, 2011

“SER MONJE” -MEDIOS- CAPITULO TERCERO: Las Vigilias

  1. Las vigilias en La Biblia. ¿Por qué velar?, en el Antiguo Testamento, existen varios aspectos, vigilias de los hombres que son absorbidos por las […]
6 septiembre, 2011

“SER MONJE” – MEDIOS- CAPITULO QUINTO: El trabajo manual

  1. Las motivaciones según La Biblia. Es necesario trabajar para vivir:El monje no está exento de las secuelas del pecado original:”Con el sudor de tu […]
6 septiembre, 2011

“SER MONJE” -EJES- CAPITULO PRIMERO: Conversión y vocación

Toda conversión es una vocación, es decir, una llamada. Toda vocación es una conversión, es decir, un retorno. Se pueden distinguir tres elementos esenciales, tanto en […]
21 abril, 2011

Extremepilgrim – Los Coptos 1/6

http://www.youtube.com/watch?v=pHe-MEGEhDU http://www.youtube.com/watch?v=xcJMhaIlcCA http://www.youtube.com/watch?v=QoUhnWECqWM http://www.youtube.com/watch?v=sxliIJksSQc http://www.youtube.com/watch?v=ZE4V_lyAV3o http://www.youtube.com/watch?v=VqmkMFJu2yo