Inicio | Monasterio Cisterciense Sta. Mª de Las Escalonias | Page 4

Si deseas salvar tu alma y conseguir la vida eter­na, sacude tu pereza, haz el signo de la cruz y di: “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.

La fe no se obtiene mediante la reflexión; es preci­so actuar. No son las palabras y la especulación las que nos enseñan lo que es Dios, sino la experiencia.

 Para dejar entrar el aire fresco es preciso abrir la ventana. Para disfrutar de una tez bronceada, hay que exponerse a los rayos del sol. Lo mismo sucede para adquirir la fe. Corno dicen los Santos Padres, no se consigue el éxito final permaneciendo sentado apaciblemente en espe­ra de que éste venga a nosotros. Imitemos al hijo pródi­go: “Se levantó y se puso en marcha” ( Lc. 15, 20).

Cualquiera que sea el peso y número de cadenas que os aten a la tierra, nunca es demasiado tarde. No sin motivo está escrito que Abraham tenía setenta y cinco años cuando partió; y los jornaleros de la hora undécima recibieron el mismo salario que los que trabajaron desde por la mañana.

En el bautismo recibisteis la orden de comprometeos en el combate invisible contra los enemigos de vues­tra alma. Poned manos a la obra. Perdéis mucho tiempo en naderías. Acomodados perezosamente desperdiciáis un tiempo precioso. No tenéis más que recomenzar por el principio, pues habéis dejado empañarse tristemente la pureza inicial de vuestro bautismo.

Poneos a trabajar inmediatamente, sin pérdida de tiempo, con decisión, sin dejarlo para esta tarde, o para mañana, o para “cuando haya terminado dehacer lo que me ocupa ahora”. Un retraso puede ser fatal.

No; es ahora, en el instante en que toméis la deci­sión cuando debéis mostrar con obras que os habéis des­pedido de vuestro viejo “yo” y que acabáis de comenzar una vida nueva, persiguiendo con ello una meta también nueva y por caminos nuevos. Levantaos, pues, con deci­sión y decid: “Señor: concédeme la gracia de comenzar de nuevo !Ayúdame!” Porque por encima de todo necesitáis la ayuda de Dios.

Perseverad en la decisión, y no miréis hacia atrás. Que el ejemplo de la mujer de Lot os sirva de lección: que­dó transformada en columna de sal por haber mirado hacia atrás (cf. Gen., 19, 26). Habéis abandonado el hombre viejo; no toméis otra vez este guiñapo. Lo mismo que Abraham, escuchasteis decir al Señor: “Sal de tu tie­rra, deja a tus parientes y la casa de tu padre, y ve al país que yo te mostraré” (Gen. 12,1). Desde ahora, toda vuestra atención debe estar puesta en esa tierra.

T. Colliander, “EL CAMINO DE LOS ASCETAS”

12 Febrero, 2013

DECISION INICIAL Y PERSEVERANCIA

Si deseas salvar tu alma y conseguir la vida eter­na, sacude tu pereza, haz el signo de la cruz y di: "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén".

La fe no se obtiene mediante la reflexión; es preci­so actuar. No son las palabras y la especulación las que nos enseñan lo que es Dios, sino la experiencia.

22 Agosto, 2012

SILENCIO Y ESCUCHA FRENTE A LA CULTURA DEL RUIDO Y LA SUPERFICIALIDAD

La cultura moderna se convierte así en una cultura de la “intranscendencia”, que ata a la persona al “aquí” y al “ahora” haciéndole vivir sólo para […]
9 Julio, 2012

G. COLOMBÁS “El monacato primitivo”

es.scribd.com/doc/…/colombas-garcia-m-el-monacato–primitivo colombas, garcia m – el monacato primitivo; http://sites.google.com/site/orarhoy/ by librosreligiosos in Religión y espiritualidad, Libros: no ficción, and orarhoy.
21 Junio, 2012

LA ESPIRITUALIDAD DE SAN RAFAEL ARNÁIZ Estudio breve

 Trabajo San Rafael Arnaiz LA ESPIRITUALIDAD DE SAN RAFAEL ARNÁIZ Estudio breve Agustín Bulet Castaño