El pasado 15 de septiembre festividad de la Exaltación de la Santa Cruz. Tuvo lugar en la sala capitular, bajo la presidencia de nuestro Abad, el rito de la iniciación del noviciado canónico de los Hermanos: Pedro Pablo y José Manuel. En este acto solemne e intimo los Hermanos se comprometieron a seguir a Cristo por el camino del Evangelio según la Regla de San Benito y las tradiciones cisterciences.

 

 

24 septiembre, 2016

Inicio del noviciado canónico.

El pasado 15 de septiembre festividad de la Exaltación de la Santa Cruz. Tuvo lugar en la sala capitular, bajo la presidencia de nuestro Abad, el […]
25 marzo, 2016

Apotegmas de un monje a sí mismo

Recuerda que eres polvo, y al polvo has de volver. Monje, ¿cómo es posible que te hayas descuidado tanto, que has olvidado tu propia contingencia? ¿Acaso […]
13 noviembre, 2015

CONST. 3ª EL ESPÍRITU DE LA ORDEN (CONT).

DIMENSIÓN ECLESIAL DE NUESTRA VIDA Y VOCACIÓN

El monasterio es figura del misterio de la Iglesia. En él nada se antepone a la alabanza de la gloria del Padre; no se ahorra esfuerzo alguno para que toda la vida comunitaria se acomode a la ley suprema del Evangelio, y para que la comunidad no carezca de ningún don espiritual. Los monjes se esfuerzan por vivir en comunión con todo el pueblo de Dios, y participar en el vivo deseo de la unión de todos los cristianos.

Con su vida monástica vivida con fidelidad, y por la secreta fecundidad apostólica que les es propia, sirven al pueblo de Dios y a todo el género humano. Todas las iglesias de la Orden y todos los monjes están consagrados a la Bienaventurada Virgen María, Madre y Figura de la Iglesia en  la fe, en la caridad y en la perfecta unión con Cristo.

19 febrero, 2015

Imitación de Cristo, tratado espiritual del siglo XV

"El que quiera venir detrás de mí (...) que cargue con su cruz cada día y me siga."

Esta palabra parece dura a muchos: Niégate a ti mismo, toma tu cruz, y sigue a Jesús. 

Pues que así es, ¿por qué teméis tomar la cruz, por la cual se va al reino? En la cruz está la salud, en la cruz la vida, en la cruz está la defensa de los enemigos, en la cruz está la infusión de la suavidad soberana, en la cruz está la fortaleza del corazón, en la cruz está el gozo del espíritu, en la cruz está la suma virtud, en la cruz está la perfección de la santidad. No está la salud del alma, ni la esperanza de la vida eterna, sino en la cruz. Toma, pues, tu cruz, y sigue a Jesús, e irás a la vida eterna. El vino primero y llevó su cruz y murió en la cruz por ti; porque tú también la lleves, y desees morir en ella. Porque si murieres juntamente con El, vivirás con El.