DESCUBRIR
7 Enero, 2016
LA JORNADA MONÁSTICA SEGÚN NUESTROS PADRES
27 Enero, 2016

26 de Enero NN. SS. PP. Roberto, Alberico y Esteban, Abades y Fundadores de la Orden Cisterciense

Los Santos Abades Roberto de Molesmes, Alberico y Esteban Harding dieron su propia forma a la tradición benedictina cuando, en el año de salvación 1098, construyeron el Nuevo Monasterio de Císter.
El Exordio Parvo y la Carta de Caridad exponen la vocación y la misión que los Fundadores recibieron de Dios. La Iglesia, con su autoridad, la sancionó y confirmó para su tiempo y el nuestro.
Roberto, ya desde su juventud, fue monje benedictino. Hombre inquieto y deseoso siempre de mayor perfección, hizo varios intentos de fundación y reforma, entre ellos Molesmes. Finalmente encabezó la comunidad fundadora de Císter y al poco tiempo, por orden del Papa, tuvo que volver a Molesmes, donde falleció en 1111.
Alberico, prior con Roberto, es el segundo abad de Císter. A él se debe la primera organización de la observancia cisterciense, la dependencia directa de Roma y la redacción de los Estatutos primitivos de Císter. Falleció en 1109.
Esteban Harding, sucesor de Alberico, fue el creador, mediante la Carta de Caridad, del organigrama de la Orden Cisterciense, que la constituye como tal. Cuando muere el 28 de Marzo de 1134 La Orden está extendida por el Occidente Europeo.

HIMNO DE VÍSPERAS
….
La agitada existencia de este mundo
va perdiendo el sentido del misterio;
los hombres huyen de su yo profundo,
rehusan encontrarse en el silencio.
Inquietos buscadores de la vida,
que está escondida en la quietud de Dios;
pregón y buena nueva que fascina
a todo el que por la verdad camina.
Por una soledad que no es vacío,
sino presencia oculta y plenitud
que nos inunda, y colma de sentido
lo que es provisional y finitud.
Jesús vive y actúa entre nosotros;
mantengamos ardientes el anhelo.
Seamos testigos para todos
de que ya está llegando el Mundo Nuevo.
La entraña atada de la historia gime,
sollozando por la verdad del Padre,
la libertad del Hijo que redime
y el gozo que el Espíritu reparte.

Comments are closed.